La bolsa mundial, nueva víctima del coronavirus.

Al parecer el coronavirus se ha convertido en más que un problema de salud que aterroriza a la población mundial, pues este lunes, 9 de marzo, nos hemos despertado con nuevos datos y porcentajes, pero no precisamente de infectados o fallecidos. La bolsa de valores internacional se ha desplomado alrededor de un 7%, y los expertos apuntan como responsables a la histórica desvalorización del petróleo y a una posible recesión que se acerca a la vuelta de la esquina, gracias a que el virus COVID-19 ha congelado el consumo mundial, en especial en Europa y estados unidos.

Comercio como un profesional! Abra una nueva cuenta y reclame su bono de bienvenida de $ 100

La nueva epidemia ha detenido la cadena de producción y comercialización en diferentes partes del mundo, la oferta y demanda complacida por un bien estructurado sistema de importación y exportación empieza a mostrarse frágil, pues con la cancelación en masa de vuelos en todos los aeropuertos del mundo (en especial asiáticos y europeos) se comienza a convertir en una tarea titánica para las empresas producir al ritmo normal, sin contar que también es complicado encontrar quien salga de su casa a comprar, pues el pánico poco a poco ha vaciado las calles y convierte a las metrópolis en ciudades fantasmas.

El fenómeno no ha tardado en llamar a la puerta del mundo deportivo, desembocando en la paralización de grandes eventos como el calcio italiano y, en otros rubros donde se esperaban importantes congresos y ferias, sus organizadores se están viendo en la obligación de cancelarlos inminentemente o evitar la participación de importantes sectores asiáticos (los cuales muchas veces aportan capital de peso o son exponentes centrales de dichos eventos). Sumándole a todos estos desafortunados factores las innegables pérdidas que pasará la industria turística a nivel global, es posible que, más pronto que tarde, se empiece a afrontar una crisis económica real.

Y a todo este lunes negro le agregamos la drástica caída del 30% en el precio del petróleo, tal vez el desplome más importante desde la guerra del golfo en 1991, que evidentemente causó un efecto dominó en las acciones mundiales; caída de precio patrocinada directamente de las negociaciones entre Arabia Saudita y Rusia que, como era de esperarse debido a sus vaivenes en su tensa relación, no llegaron a buen final; y es aquí cuando el oportuno coronavirus entra de nuevo en escena, pues evidentemente entre menos personas haya en las calles por miedo al veloz contagio que se viene viviendo, menos autos hay en circulación y, en conclusión, menos gasolina se consume, por lo que Arabia Saudita se ha visto obligado en su afán de vender a bajar exponencial e históricamente los precios del crudo y, con esto, instantáneamente desestabilizar la economía mundial. Solo para dar una idea de la incidencia casi que inmediata de este hecho, en Colombia la bolsa tuvo una estrepitosa caída del 8,82%, precisamente en gran parte porque las acciones de Ecopetrol (siendo el petróleo tal vez el factor del que más depende la economía del país cafetero) se vieron afectadas con una caída del 15,68%.

Compra / Venta / Comercio de Bitcoin, Ether u otra criptomoneda

Sin embargo, aunque en américa latina importantes bolsas como la de Brasil y Argentina reportan pérdidas cercanas al 8,5%, los desajustes de mayor impacto se están viviendo en estados unidos y los países europeos. Wall Street reportó caídas cercanas al 6,5%, por lo que tuvo que suspender sus actividades de intercambio casi por 15 minutos, mientras que en países como Italia (tal vez el país europeo con la crisis más importante a nivel de economía y salud por los recientes hechos) y España se habla de desplomes que oscilan entre el 7,9% y 11,17%, los peores números en más de una década; París y Londres no se quedan atrás en la debacle, registraron pérdidas entre el 7,65% y el 8,39%, sus peores números desde el año 2008; por su parte los mercados asiáticos, directamente afectados por las exportaciones de por sí, registran caídas del 5,07%, récord desde el 2018.

Comercio como un profesional! Abra una nueva cuenta y reclame su bono de bienvenida de $ 100

En general el panorama no se muestra muy alentador; si bien el potencial mortal del virus es bajísimo (aproximadamente 2% de los casos terminan en fatalidad) el pavor parece extenderse más rápido que la enfermedad en si misma, en especial por el temor a que el mismo sistema de salud colapse ante el rápido crecimiento del brote, no obstante la realidad es que en muy pocos países la crisis se ha llegado a ver como incontrolable, y en los focos de la infección (China y ahora Italia) de a poco se empieza a controlar la situación. Es evidente que la incertidumbre que invade a la población en general ha repercutido mucho más que la gravedad de la misma, y es este escenario combinado con la volátil catástrofe del petróleo el perfecto caldo de cultivo para una crisis que, según los expertos, pronto en diferentes partes del mundo comenzará a impactar más evidentemente en el día a día de la economía regular.

La indeseada palabra recesión vuelve a susurrar como la voz de un fantasma en la realidad del mercado global, lamentablemente las posibilidades de volver a pasar por un trance económico negativo son latentes, tanto en Colombia como en las mayores capitales del mundo comienza la búsqueda de las estrategias de contención para los tiempos difíciles que se avecinan, por lo que de momento la crisis que ha instaurado el coronavirus no se podrá resolver con un poco de agua y jabón o con algunos tapa bocas como era de esperarse.

Schreibe einen Kommentar